ISBN 9782370660084 - Ediciones BÉRANGEL

Noviembre 2014 - 368 páginas - 23 €

 

 

¡ Pretender que un síntoma sea lógico puede parecer

una locura ! Sin embargo, a menudo es la consecu-

encia indeseable de un mecanismo natural de super-

vivencia y de adaptación a la presión del medio tan

antiguo como la vida misma.

 

En muchos casos, ya sea físico, psíquico o compor-

tamental, el síntoma es una especie de programa de

asistencia biológica perfectamente coherente puesto

en marcha por nuestro cerebro para intentar venir

en nuestra ayuda cuando, con razón o sin ella, nos

cree en peligro.

 

Con razón o sin ella porque nuestro cerebro arcaico

tiene una manera muy particular de considerar

nuestro estrés y nuestros miedos : reacciona como

si estuviéramos siempre enfrentados a la dura reali-

dad de la vida salvaje, desde los tiempos en que el

Hombre todavía no lo estaba.

 

El hecho es que nuestras enfermedades físicas,

nuestros trastornos psíquicos, nuestros bloqueos

psicológicos o nuestras dificultades existenciales en

general son frecuentemente la consecuencia de un

espantoso malentendido entre el pensamiento

humano y nuestro cerebro primitivo.

 

Precisamente el objetivo de la Descodificación del

Estrés Biológico es el de descifrar el miedo animal

inconsciente inducido por una vivencia humana con

el fin de comprender la lógica del síntoma corres-

pondiente. En muchos casos esta simple toma de

consciencia puede ser suficiente.

 

En cuanto a la Descodificación del Estrés Trans-

generacional, explica a veces cómo y por qué un

acontecimiento vivido durante nuestro nacimiento

durante nuestra vida intra-uterina o en la historia

de nuestra familia – puede tener una considerable

influencia sobre nuestra vida e incluso sobre

nuestra salud.

 

 

ISBN 9782370660183 - Ediciones BÉRANGEL

Abril 2016 - 321 páginas - 23 €

 

 

El psicoanálisis freudiano define el superego como

una estructura moral y judicial inducida por nuestra

educación que hace que tengamos la noción del

bien y del mal. A no ser que se trate de un miedo

animal con el que todos llegamos al mundo. Basta

con observar el comportamiento de los mamíferos

sociales para convencernos: ellos también evitan

transgredir lo prohibido para no ser sancionados.

 

El fundamento del superego no es la consciencia del

bien y del mal, sino el miedo al Otro y a su posible

sanción en términos de rechazo o de violencia, una

situación potencialmente mortal. Es preciso volver al

contexto de nuestros lejanos orígenes para enten-

derlo : en la naturaleza, ser rechazado equivale a

una condena a muerte; en cuanto a la violencia,

puede llegar a ser letal o provocar graves heridas.

 

Para evitarlo, nuestro cerebro arcaico nos manipula

permanentemente. Por ejemplo, hace que estemos

obsesionados con la necesidad de ser amables e

irreprochables para gustar al Otro y sobre todo

para no disgustarle, y que en consecuencia nunca

seamos nosotros mismos. En el mejor de los casos

nos perturbará durante nuestra evolución, pero

también puede llegar a bloquearnos hasta el punto

de caer enfermos, tanto en sentido literal como en

sentido figurado, debido a una serie de somati-

zaciones que tengan esta causa.

 

Este miedo hace que a menudo nos atormente la

culpabilidad, la vergüenza, los remordimientos, el

arrepentimiento y la humillación. Hace que temamos

el juicio del Otro, seamos tímidos y nos ruboricemos,

desconfiemos de nosotros mismos y tengamos

miedo a hablar en público. A veces nos obliga a

mentir, a menudo impide que digamos que no y

provoca que siempre nos hagamos la misma

pregunta: ¿Qué pensarán de mí?

 

El propósito de este libro es explicar todo esto : por

qué, cómo y hasta qué punto el miedo al Otro y a su

posible sanción dirige nuestras vidas; y todas las

consecuencias que comporta, desde las más

banales hasta las más graves.

 

Zone de Texte: la LÓGICA del SÍNTOMA II